Biodiesel peruano pierde terreno en mercado interno. Escribe: Israel Lozano

Fuente: La República

Producción. Subsidios argentinos a bajo precio desplazan al producto nacional y afectan a los agricultores de palma aceitera.
Selva. Así se cultivan inicialmente las plantas de palma aceitera que abastecen al mercado nacional

Foto: La República

Desde el 2000, los cultivos de palma aceitera fueron promovidos en el Perú como un cultivo de producción alternativa. Los agricultores fueron dejando los cultivos ilegales de hoja de coca e ingresando a esta nueva actividad impulsada por un decreto supremo.

Actualmente, el panorama les es poco favorable. Con el ingreso de un biodiesel subsidiado proveniente de Argentina, la producción nacional pierde terreno en el mercado interno.

“La llegada del biodiesel subsidiado de Argentina afectó la posición del producto peruano en el mercado interno. Se prefería el argentino porque era más barato”, aseguró el presidente de la Junta Nacional de Palma Aceitera, Ledgar Arévalo.
La empresa Espino, una de las más fuertes en la producción de biodiesel de palma, ya no podía competir desde el 2014 y paralizó su trabajo.  Esto perjudicó los cultivos de palma aceitera. Aunque este problema evidencia una competencia desleal, también está arrastrando a los agricultores a regresar a su anterior labor: los cultivos de hoja de coca que alimentan al narcotráfico.
“Ya hay algunos agricultores que están regresando a ese tipo de cultivos y eso es lamentable, ya que el cultivo de palma aceitera se presentó como un cultivo que reduciría el narcotráfico en el país”, agregó.
La situación fue llevada a una demanda y el viernes pasado se realizó la primera audiencia pública en la que participaron las empresas de biodiesel y representantes del gobierno argentino.
Este último ratificó su posición y negó que exista un subsidio argentino en el biodiesel.  Sin embargo, las primeras investigaciones realizadas por Indecopi sostienen que sí existe tal subsidio. A través de un Informe de Hechos Esenciales, se reportó la situación y ahora se encuentra en manos de ambas partes.
Los agricultores esperan que este problema sea solucionado a la brevedad, pues en estos momentos hay 20 mil hectáreas de palma aceitera a la espera de ser vendidas. “Ya está la cosecha pero no se va a comprar porque no hay a quién vender”, señaló Arévalo.
El presidente de la Junta de Palmicultores buscará conversar con el viceministro de Agricultura para buscar una pronta solución al problema.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s