“bancarrota ética de los líderes de los países que emiten más CO2”. Oswaldo de Rivero

Resultado de Lima COP20:
Más de 2 grados de Recalentamiento Global
Oswaldo de Rivero
El Informe de los científicos del Panel sobre el Cambio Climático de la ONU advirtió que si no se quiere que la temperatura  de la Tierra aumente más de 2 grados en los próximos 20 años, con efectos catastróficos para la humanidad, no debemos acumular en la atmosfera, en los próximos 30 años, más de un trillón de toneladas métricas de CO2.

Para comenzar a lograr esto, la Conferencia de Lima debería aceptar la recomendación de los científicos de que los países que más emiten CO2 (China, Estados Unidos y la Unión Europea) deberían, en los próximos 30 años, cortar sus emisiones a la mitad del nivel que tenían en 1990. Además, los países industrializados deberían hacer ofertas para llegar cerca a los 100,000 millones de dólares para la adaptación de los países en desarrollo, Y todo esto debería estar empaquetado dentro en un borrador de Tratado Universal sobre Cambio Climático para la COP21 de Paris.

Nada de esto ha sucedido en Lima. China, Los Estados Unidos y la Unión Europea no han aceptado, ni siquiera como una sugerencia, el pedido de los científicos de reducir sus emisiones, en los próximos 30 años, a la mitad del nivel que tenía en 1990. Además, el fondo de adaptación para los países en desarrollo sigue raquítico.

Lo peor es que el documento aprobado en Lima no es ningún borrador de Tratado Universal con obligaciones vinculantes para la Conferencia de Paris. Es más bien, un documento débil que “invita” a cada país a decidir qué esfuerzo nacional puede hacer para limitar el recalentamiento global. Es un acuerdo “a la Carta” donde cada país escoge sus medidas que no son jurídicamente vinculantes.

Lima no es ningún éxito y no lo es porque la reunión no ha acatado las recomendaciones de los científicos como son que los países que más emiten se comprometan a reducir sus actuales emisiones a la mitad de lo que emitían en 1990 y que además pongan un impuesto a las energías fósiles y cesen sus subvenciones de 600 billones de dólares a estas energías contaminantes.

El documento aprobado es tan solo un disfraz de la bancarrota ética de los líderes de los países que emiten más CO2. Ellos quieren seguir usando más energías fósiles porque son más baratas sin importarles que la Tierra se recaliente más de 2 grados.

Seguimos así acumulando en la atmosfera más de un trillón de TN métricas de CO2 y la amenaza de 2 grados más de la temperatura global no ha cesado para nada.

Con este documento vamos a otro fracaso en Paris y con ello a una crisis de nuestra civilización urbana global que tendrá que soportar deshielos de los glaciales, falta de agua, grandes sequias, alimentos cada vez más caros, lluvias torrenciales, Niños y huracanes más feroces, alza del nivel de los océanos, inundaciones de muchas islas, costas y puertos y disputas domesticas e internacionales por al agua y los alimentos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s