Programa iberoamericano para la década de los bicentenarios. Por Álvaro Marchesi Ullastres. Secretario General de la OEI

Fuente: OEI

En julio de 2012 la OEI presentaba un documento con el mismo título ante las autoridades presentes en el VI Foro Iberoamericano de Responsables de Educación Superior, Ciencia e Innovación celebrado en Cádiz. Desde entonces hemos recibido aportes desde distintas instancias, tanto virtuales como presenciales, que han culminado con la celebración del Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación entre los días 12 y 14 de noviembre en la ciudad de Buenos Aires que ha significado el cierre del proceso de discusión. Les presentamos la versión final que ya es parte de las señas de identidad de la OEI para los próximos años.

Presentación

En julio de 2012 la OEI presentaba un documento con el mismo título ante las autoridades presentes en el VI Foro Iberoamericano de Responsables de Educación Superior, Ciencia e Innovación celebrado en Cádiz. Desde entonces hemos recibido aportes desde distintas instancias, tanto virtuales como presenciales, que han culminado con la celebración del Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación entre los días 12 y 14 de noviembre en la ciudad de Buenos Aires que ha significado el cierre del proceso de discusión. Les presentamos la versión final que ya es parte de las señas de identidad de la OEI para los próximos años.

Presentación

El documento que aquí se presenta es el resultado final de un proceso que iniciamos en julio de 2012 con la presentación de un documento para el debate en el VI Foro Iberoamericano de Responsables de Educación Superior, Ciencia e Innovación celebrado en Cádiz, enmarcado en la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno. Su presentación oficial se ha realizado durante la celebración en Buenos Aires del Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación entre los días 12 y 14 de noviembre de 2014.

El documento inicial tenía el propósito de sentar las bases para una discusión amplia y abierta, cuyo resultado fuera un diagnóstico acordado y un conjunto de propuestas que puedan transformarse en un programa común, en este momento histórico en el que se conmemoran los bicentenarios. En este proceso ha tenido un papel destacado el grupo de expertos convocados por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) a través del Observatorio de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad, dependiente de la Oficina de la OEI de Buenos Aires, que han sido capaces de escuchar las demandas y sugerencias presentadas y articularlas en una propuesta coherente y compartida.

Consideramos que en estos dos años hemos podido mejorarlo y definir un programa de cooperación para la ciencia, la tecnología y la innovación que responde a las necesidades de nuestras naciones.

El conocimiento científico y tecnológico es una de las principales riquezas de las sociedades contemporáneas y un elemento indispensable para impulsar el desarrollo económico y social. La ciencia, la tecnología y la innovación se han convertido en herramientas necesarias para la transformación de las estructuras productivas, la explotación racional de los recursos naturales, el cuidado de la salud, la alimentación, la educación y otros requerimientos sociales.

Los países de Iberoamérica tienen hoy la oportunidad de consolidar avances logrados en los últimos años y hacer frente a los desafíos pendientes en el plano de la economía, la sociedad, la educación y la cultura. El conocimiento científico y tecnológico puede contribuir en gran medida a que ello sea posible. Los desafíos deben ser enfrentados con una mirada estratégica, de largo plazo y en profundidad, fortaleciendo los lazos comunes. Vincular las instituciones de ciencia y tecnología con las demandas sociales conlleva un proceso que moviliza, no solamente a la comunidad científica, sino a muchos otros actores de la vida social.

Un programa de ciencia y tecnología para el desarrollo sostenible, la equidad y la cohesión social, aplicable a escala iberoamericana será una herramienta de gran ayuda para el logro de objetivos de cada país y del conjunto de ellos. Un programa de tales características reconoce la diversidad de realidades nacionales y es capaz de convertirla en una riqueza que refuerce al conjunto, abriendo las puertas a la cooperación entre los países de Iberoamérica. El fortalecimiento institucional, la formación de investigadores y tecnólogos, la creación de instrumentos de vinculación y la difusión social de los conocimientos constituyen rasgos centrales de un programa de ciencia y tecnología para el desarrollo de la cohesión social y la ciudadanía que pueda ser adoptado por la comunidad iberoamericana. No se ha tratado de crear un programa más, sino de generar un marco de consensos que, con una mirada estratégica, facilite la convergencia de muchas de las iniciativas existentes, complementándolas con otras nuevas que surjan del diagnóstico y de los objetivos acordados.
En esta versión final las acciones prioritarias se han dividido en tres bloques: aquellas que corresponderán a la propia OEI; las que están siendo desarrolladas por otros organismos; y un bloque final de áreas abiertas que deberán ser asumidos por una o varias instituciones en los próximos años.
Un avance de este texto final se presentó a los Ministros de educación en la XXIV Conferencia Iberoamericana de Educación celebrada en México el 28 de agosto de 2014, en cuyo punto noveno de la declaración se dice lo siguiente:

“Respaldar el Programa Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo y la Cohesión Social que, impulsado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura y en colaboración con otras instituciones, se propone articular un conjunto de iniciativas en torno a los siguientes objetivos: fortalecer la innovación y el desarrollo tecnológico, orientar la investigación con criterios de excelencia y relevancia, vincular la investigación y desarrollo con las demandas sociales, mejorar la enseñanza de la ciencia y promover las carreras científicas, fomentar la cultura científica y tecnológica, fortalecer la gestión de las instituciones científicas y tecnológicas y ampliar la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación en educación”.

Este proyecto forma ya parte de las señas de identidad de la OEI para los próximos años y a él hemos de dedicar nuestro esfuerzo, convencidos de que el progreso científico y tecnológico en nuestros países no solo es un factor imprescindible para el desarrollo económico y social, sino que la educación científica de las nuevas generaciones es una condición necesaria para el ejercicio de una ciudadanía crítica y responsable

Álvaro Marchesi Ullastres
Secretario General de la OEI

Descargar documento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s